¿Qué pasa si desactivas los datos móviles?

Navegar por internet, escuchar tus canciones favoritas desde plataformas de música o estar al día de lo que ocurre en las redes sociales, se ha convertido en auténticas rutinas llevadas a cabo desde los smartphones. 

Todas y cada una de estas opciones – junto con muchísimas otras – se realizan gracias a la conexión a internet a la que tienen acceso los dispositivos móviles, bien mediante una red WiFi o bien mediante los datos móviles. 

A la hora de contratar una tarifa móvil, uno de los factores que más preocupa a los usuarios es la cantidad de datos móviles al mes de los que va a disponer, dado que, a día de hoy, no entendemos los smartphones sin conexión a internet.

Todos le damos mucha importancia a los datos móviles y sabemos que son imprescindibles para navegar por la red ante la falta de una conexión WiFi, pero, ¿qué son exactamente los datos móviles y qué pasa si los desactivas? Despejamos todas tus dudas en este post. 

¿Qué son los datos móviles?

Al hablar de datos móviles se hace referencia a aquellos datos, contratados en la tarifa de telefonía móvil, destinados al uso de internet en el teléfono

Para navegar por la red, enviar mensajes de WhatsApp o hacer uso de las redes sociales, necesitas disponer de internet en tu teléfono. Así, a falta de conexión WiFi, los datos móviles te permiten realizar estas acciones. 

Al igual que, para realizar llamadas, necesitas una conexión telefónica o, para conectarte a una red WiFi, tiene que haber un router, los datos móviles precisan de una antena de telefonía que los transmita. Por ello, habrás notado que, si no tienes cobertura, tampoco tienes datos móviles y no puedes acceder a internet. 

Dependiendo del tipo de conexión y la velocidad, en tu teléfono aparecerán indicados los iconos H, H+, 4G o 5G. Esta última, la conexión 5G, es la más moderna, alcanzado una velocidad de navegación de 1,2GBps, muy superior a la H, que alcanza los 14,4 Mbps. 

Has de saber que, los datos móviles, pueden agotarse. Y ocurre más rápido de lo que te gustaría admitir. Es, por ello, que muchas personas mantienen los datos móviles desactivados, a fin de evitar que se agoten antes de que finalice el mes. Si te interesa saber cómo activar o desactivar los datos móviles para optimizar su uso, no te pierdas lo que viene a continuación.

¿Cómo activar o desactivar los datos móviles?

Si eres de los que prefiere mantener sus datos móviles siempre activados, te convendría configurar tu teléfono móvil para que, siempre que detecte una red WiFi, se conecte automáticamente. De esta manera, no gastarás datos móviles

Otra manera de proceder es activando o desactivando los datos móviles, un procedimiento muy habitual en el día a día ya que, muchos usuarios, antes de irse a dormir, desactivan cualquier conexión de su teléfono a internet, tanto datos como WiFi, y, al día siguiente, los activan de nuevo. 

Si quieres seguir esta rutina, pero no sabes cómo activar o desactivar tus datos móviles, atento a la siguiente información. 

La amplia mayoría de modelos de móviles tienen dos formas básicas de activar y desactivar los datos móviles. La opción más corta y habitual es en el menú deslizante, una opción que, incluso, puedes realizar con el móvil bloqueado, a través de la pantalla de bloqueo. 

Activar o desactivar datos móviles desde el menú deslizante

Para activar o desactivar los datos móviles desde el menú deslizante, simplemente ábrelo y pulsa sobre el icono de “Datos móviles”, tanto para encenderlos como para apagarlos. Es la forma más rápida y práctica de activar tus datos cuando no hay WiFi y de apagarlos cuando puedas conectarte a una red inalámbrica. 

Activar o desactivar datos móviles desde Ajustes

La otra opción es accediendo a la opción Ajustes del teléfono. Se trata de una manera que implica más pasos, pero que son igualmente sencillos. 

  • Entra en Ajustes
  • Clika en Conexiones o Redes
  • Pulsa en Datos móviles
  • Localiza el botón de Datos móviles y pulsa para activarlos o desactivarlos.

La parte buena de activar o desactivar los datos móviles de esta manera es que, al mismo tiempo, puedes comprobar cuántos datos has consumido en lo que va de mes y cuántos te quedan disponibles. 

También verás la opción “Apps solo con datos móviles”. Te recomendamos que esté desactivada – a no ser que prefieras lo contrario – ya que, si activas esta opción, todas las apps de tu teléfono funcionarán con datos móviles, incluso cuando tu dispositivo esté conectado a una red WiFi. 

¿Qué pasa si desactivas los datos móviles en el teléfono?

Ahora que ya sabes cómo desactivar los datos móviles, la siguiente cuestión es ¿qué pasa si desactivas los datos móviles?

Como puedes imaginar, si desactivas los datos móviles y no estás conectado a ninguna red WiFi, simplemente no podrás acceder a ningún servicio que requiera una conexión a internet, es decir, no podrás navegar en Google, enviar o recibir WhatsApp… 

Desactivar los datos móviles trae consigo algunos puntos positivos como, por ejemplo, un significativo ahorro de batería y un mayor control sobre el gasto de los datos móviles. Otra opción es la de Restringir los datos en segundo plano de las aplicaciones para alargar la batería de tu dispositivo. 

En ocasiones, tras desactivar los datos móviles y volver a activarlos, puedes encontrarte con un problema como el que abordamos a continuación.

¿Qué hacer si los datos móviles no se activan?

Bien porque hayas superado la cantidad de datos móviles contratados, bien porque tengas el modo avión activado o por algún problema en la red, puedes verte en la situación en la que tus datos móviles no se activan. 

En primer lugar, comprueba que no tienes activado el Modo Avión. Basta con acceder al Menú deslizante para hacerlo. Si no es así, el siguiente paso sería asegurarte de que no has consumido todos tus datos, siguiendo el procedimiento explicado anteriormente. 

Si todo está correcto, una de las opciones más socorridas es reiniciar el teléfono. Una vez el dispositivo arranque de nuevo, comprueba la conexión. En el caso de que, siga sin funcionar, comprueba en los ajustes de “SIM y red”, la opción “Tipo de red preferida” y asegúrate de que esté configurada en modo 2G/3G/4G Automático. 

Si nada de esto fuese efectivo, contacta con tu operadora. 

Cómo escanear un código QR con el móvil

¿Sabías que, los códigos QR, nacieron hace más dos décadas? El país nipón lanzó estos códigos de almacenamiento de información allá por los años 90.

Por aquel entonces, un ingeniero, Denso Wave, trató de optimizar los tradicionales códigos de barras mediante la creación de un código que transmitiera un gran volumen de información en un solo escaneo.

Así, lo que nació en el año 94, en la prefectura de Aichi, se ha extendido a lo largo y ancho del planeta, conformando, a día de hoy, uno de los sistemas más frecuentes de información y acceso a contenidos.

La pandemia de la COVID-19 ha sido, sin duda, la gran responsable del impulso y fama mundial de los códigos QR, transformando por completo la cotidianeidad y dinámica de sectores como, por ejemplo, la hostelería.

Si bien, hace algunos años, pedir la carta en un restaurante era una acción completamente normal, hoy, lo habitual, es escanearla a través de los códigos QR situados en las mesas del local. Sabemos reconocer un código QR, pero ¿sabemos lo que son exactamente?

¿Qué es un código QR?

A día de hoy, es difícil encontrar a alguien que no haya visto un código QR. Estamos completamente familiarizados con la imagen cuadrada de un patrón en blanco y negro, pero, ¿qué es exactamente un código QR?

Las siglas QR se corresponden con la expresión anglosajona “Quick Response Code”, esto es Código de Respuesta Rápida. Así, estamos ante un código que almacena datos codificados y que se pueden descifrar a través de los dispositivos móviles en tan solo segundos. 

La cantidad de información que pueden almacenar queda determinada por niveles, los cuales se basan en la cantidad de módulos que forman la matriz. Los códigos QR más habituales, destinados al consumo popular, son los de 25 x 25 módulos y los de 29 x 29 módulos, ideales por su equilibrio entre tamaño y capacidad de alojar información.

Por lo general, se muestran en blanco y negro, aunque se admite diversidad cromática siempre y cuando se de un contraste suficiente, entre claro y oscuro, para que el código sea legible por las apps y sistemas de lectura de los mismos. 

¿Para qué sirve el código QR?

Los códigos QR tienen una presencia, cada vez mayor, en sectores como hostelería o cultura. Al escanearlos con el dispositivo móvil, nos derivan a una página donde se amplía la información que, el creador del código, haya decidido mostrar, a modo de enlace web. 

Sin embargo, dado que pueden almacenar distintos tipos de información, la aplicación y uso de los códigos QR es de lo más variada. Entre otras funciones, cabe destacar:

  • Sustitución de los códigos de barra habituales: los códigos QR pueden almacenar información en lo referente a productos, inventarios… cumpliendo un papel clave en las empresas.
  • Información personal: a imitación las tarjetas de visita, en los códigos QR se puede almacenar información referente a: direcciones (domicilio personal, domicilio comercial…); números de teléfono (personal o de empresa), direcciones de correo electrónico (cuentas personales o comerciales), etc. 

En definitiva, los códigos QR permiten almacenar información que puede ser muy amplia y diversa, la cual responde a lo que, el creador del código QR, quiera transmitir. En el momento, el dispositivo móvil lee el QR, se realizará una acción instantánea, que puede ser: abrir un documento, mostrar una ubicación, una imagen, una aplicación, una URL específica…  

¿Qué hacer para escanear un código QR?

Para leer código QR, es necesario contar con un lector específico de QR, el cual se instala como una aplicación en los dispositivos móviles. 

El boom de los códigos QR disparó las aplicaciones lectoras gratuitas de estos códigos, facilitando el acceso y, también, el uso, de estas herramientas de información. De hecho, si te estás preguntando cómo se hace para escanear el código QR, es bastante sencillo. 

Por lo general, los dispositivos móviles actuales suelen incluir un lector de códigos. En este caso, bastaría con abrir la cámara de tu móvil, apuntar hacia el código QR, como si fueras a tomar una foto del mismo, y, al instante, te aparecerá una dirección en la que has de pinchar para acceder a la información del QR. Es el caso, por ejemplo, de los móviles Huawei. 

Si te estás preguntando cómo escanear un código QR desde mi Huawei, has de saber que, la última versión EMUI, permite escanear códigos QR con la cámara de tu móvil en cuestión de segundos. 

Enfoca con tu cámara el código QR, asegurándote de situarlo en el cuadro de escaneo que se dibuja en la pantalla, y lo reconocerá automáticamente. Cuando haya leído el código, aparecerá el enlace al que has de pinchar

Otra manera acerca de cómo escanear un código QR con el móvil, sería a través de aplicaciones que puedes descargar en los respectivos Market de aplicaciones de los móviles: Playstore, en caso de Android, o Apple Store, para iPhone.

¿Cómo escanear código QR desde galería?

Hasta aquí, los pasos eran sencillos e intuitivos. Sin embargo, ¿cómo leer un código QR almacenado en la galería de fotos de tu móvil? ¡Te lo explicamos!

Si te estas preguntado cómo escanear códigos QR desde galería de fotos, te adelantamos que sigue siendo un procedimiento sencillo. De hecho, la mayoría de aplicaciones que sirven para escanear los códigos, también son capaces de identificarlos a través de imágenes. 

Para ello, sigue los siguientes pasos:

Haz captura y guarda

Si has recibido el código QR en tu móvil y no te aparece la opción “Guardar en galería”, la forma más sencilla de proceder es haciendo una captura de pantalla del código y guardarla en la galería. 

Esto es especialmente útil para las imágenes de códigos QR que recibas a través de Whatsapp pues, en ocasiones, puede que no se muestren en la galería de tu móvil. 

Utiliza Google Lens

A continuación, bien desde el Asistente de Google o bien desde Google Fotos, abre Google Lens. Al instante, se abrirá el reconocimiento de imagen de esta herramienta de Google, que reconocerá el código de manera automática. 

En caso de que no lo hiciera, pulsando en el símbolo de la Lupa, te ayuda a que, Google Lens, reconozca el código QR. 

Cómo personalizar tu iPhone: claves de profesionales

En el mundo de los dispositivos móviles, existe la creencia de que, los iPhone, admiten menos personalización en comparación con los Android. ¿Verdad o mito? Lo cierto es que estamos ante una realidad. 

Apple se ha caracterizado, durante años, por una filosofía poco abierta a la customización por parte de los usuarios. Por lo que respecta a Android, en Play Store, encontramos una amplia variedad de apps con las que personalizar la experiencia con la interfaz. 

Que Android es más personalizable que iOS es un secreto a voces. Sin embargo, esto no quiere decir que los usuarios de iPhone no puedan personalizar su dispositivo. A día de hoy, Apple permite cambiar por completo la estética del iPhone, modificando los iconos de la pantalla de inicio y sustituyéndolos por otros personalizados. 

¿Quieres personalizar iPhone? Te contamos cómo hacerlo para dar una nueva imagen a tu dispositivo iOS.

Cómo personalizar tu iPhone

La versión iOS 14 abrió la puerta al uso de los llamados “widgets” en Apple. Si bien los usuarios de Android estaban más que familiarizados con este concepto y con su uso, con la llegada de este sistema operativo, irrumpieron en los terminales iOS. 

Tras esta versión, llegó iOS 15 que, entre otras personalizaciones, permite crear atajos con doble toque a ciertas funcionalidades del sistema como, por ejemplo, a la cámara. Para activar esta función, simplemente habrás de dirigirte a Ajustes >Accesibilidad > Tocar > Tocar atrás y seleccionamos Pulsar dos veces o Triple pulsación.

Se desplegará un listado de opciones de entre las que podemos seleccionar qué funcionalidad del móvil queremos automatizar. 

Junto a esta personalización, encontramos otras con las que dotar a nuestro iPhone de la apariencia y sonido que queramos. Te contamos cuáles son y cómo llevarlas a cabo.

Cómo poner un tono de llamada personalizado en iPhone

Una de las primeras acciones que llevamos a cabo con un móvil nuevo es determinar el sonido de las llamadas, notificaciones y alarmas. 

Si quieres modificar el sonido de las llamadas en tu iPhone, sigue los siguientes pasos:

  • Dirígete a “Ajustes” y pulsa en la opción “Sonidos y Vibraciones”.
  • A continuación, accede a la sección de “Sonidos y secuencias de vibración”.
  • Una vez aquí, encontrarás una lista con diferentes sonidos. Pulsa cada uno de ellos para encontrar el que más te guste.
  • Verás como, cuando pulses en alguno de estos sonidos, se abre una ventana donde podrás seleccionar el tono que quieras establecer. 
  • Al seleccionar el tono, vuelve atrás para que quede determinado
  • Si no te convence ninguno de los que ofrece el dispositivo, siempre puedes visitar la Tienda de tonos.

¿Sabías que también puedes establecer un tono de llamada personalizado? Para ello, habrás de dirigirte a “Contactos”. Al entrar en la configuración del contacto que hayas seleccionado, encontrarás la opción de “Sonido”, donde podrás establecer uno determinado tanto para la llamada como para los SMS.

Cómo personalizar las vibraciones del móvil 

De la mano con la personalización de los tonos de llamada, también puedes modificar y establecer a tu gusto las vibraciones del móvil cuando recibes llamadas. 

Para ello, sigue estos pasos que te detallamos a continuación:

  • Dirígete a “Ajustes” y pulsa en la opción “Sonidos y Vibraciones”.
  • A continuación, pulsa en la opción “Vibración” que, por defecto, se encontrará en modo “Por omisión”.
  • Una vez pulses, accederás a la pantalla de “Elegir vibración”, donde encontrarás diversas opciones entre las que elegir.
  • También podrás “Crear una nueva vibración” y diseñarla a tu gusto.
  • En caso de que elijas esta última opción, habrás de ir dando toques a la pantalla al ritmo que quieras para establecer la vibración.
  • La secuencia de vibración creada la encontrarás en la sección de Personalizadas, en la Lista de vibraciones.

Cómo personalizar la pantalla de bloqueo y de inicio de iPhone

Junto al sonido de las llamadas y vibraciones, personalizar la pantalla de bloqueo y de inicio es otra de las acciones por excelencia en cualquier dispositivo móvil. Te contamos paso a paso cómo hacerlo:

Personalizar pantalla bloqueo iPhone

Para personalizar la pantalla de bloqueo en iPhone, habremos de seguir estos pasos:

  • Dirígete a “Configuración” en la Pantalla de Inicio
  • Pulsamos en “Fondo de pantalla” y elegimos la opción “Elegir nuevo”
  • En este punto, bien podrás elegir una imagen de tu Galería o tomar una foto.
  • Selecciona la opción que quieras y establécela como “Fondo de pantalla de bloqueo”

Personalizar pantalla de inicio iPhone

Si lo que quieres es personalizar la pantalla de inicio en iPhone, el procedimiento es exactamente el mismo. En el paso final, solo tendrás que elegir la opción “Fondo de pantalla de inicio”

iPhone también te dará la opción de escoger la misma foto tanto para la pantalla de inicio como para de bloqueo. Dentro de las modificaciones del fondo de pantalla, podrás jugar con la intensidad de la imagen. Hablamos del “Aspecto oscuro” de iPhone, por el cual, dependiendo de la luz ambiental, el fondo será más luminoso o más tenue. 

Cómo modificar los iconos de las apps en iOS

Tras haber realizado unas modificaciones sencillas, os contamos cómo personalizar los iconos de las aplicaciones. Para ello, habremos de usar la herramienta “Atajos”. 

Te detallamos los pasos a seguir:

  • Accede a la herramienta “Atajos” y selecciona “Nuevo Atajo”, pulsando en el icono “+”, que verás en la parte superior derecha.
  • A continuación, pulsa en “Añadir acción” y pulsa sobre “Script”. Esta opción nos permite crear desde 0 el acceso directo a la app.
  • Tras esto, continuamos pulsando en la opción “Abrir app”.
  • Selecciona la aplicación que quieras modificar y pulsa los tres puntitos que aparecen en la parte superior derecha. Pulsa en “Añadir a la pantalla de inicio”
  • A continuación, habrás de elegir un nombre para la app.
  • Al pulsar brevemente sobre la previsualización de la app, podrás escoger una imagen, bien de tu galería o bien tomar una foto desde tu cámara.
  • Para finalizar, pulsa en Añadir.

¿Cuáles son las partes de un móvil?

Desde el punto de vista de la arquitectura de programas y dispositivos, un smartphone es un elemento tremendamente complejo. Las partes del móvil que deben trabajar en sintonía con el resto y que posibilitan su funcionamiento son muy numerosas, pero solo conocemos algunas y es gracias a que nos preocupamos por encontrar el mejor rendimiento y los comparamos con otros terminales.

Para hacernos una idea de qué elementos forman parte de estos dispositivos, vamos a hacer un pequeño repaso por las principales partes de un móvil, a fin de conocerlas un poco mejor y saber qué papel desempeñan en su funcionamiento diario.

Partes esenciales de un smartphone

Hay algo más de una decena de elementos fundamentales que permiten que un teléfono inteligente sea lo que es. Muchos de ellos, si no todos, son renovados tras cada generación para optimizar su funcionamiento, lo que permite al usuario acceder a prestaciones cada vez más avanzadas.

Es así como va avanzando la tecnología y cómo nuevas funciones se van abriendo camino. Ten en cuenta que hemos pasado de jugar al Snake y escribir mensajes de texto para recibir politonos a gestionar nuestras cuentas bancarias y billetes de avión en pocos años.

  • Procesador. Posiblemente sea, de todas las partes del móvil, la más importante por ser la que se encarga de mover todo lo demás.

Teniendo en cuenta que en la actualidad los smartphones son ordenadores de bolsillo, deben tener la capacidad de funcionar y de gestionar todos los procesos que en él suceden.

No obstante, cuando hablamos del procesador de un smartphone, en realidad estamos haciendo referencia a un conjunto de elementos que van más allá del procesador en sí. A esto se le llama SoC, System of a Chip, y contiene la CPU, la GPU, la memoria RAM (de la que hablaremos a continuación) y otros elementos.

  • Memoria RAM. La memoria RAM es la que, en cualquier dispositivo móvil, se encarga de la gestión de los datos a distintos niveles. Es un tipo de memoria dinámica, que no almacena los datos indefinidamente, aunque esté alimentada. Por tanto, es un tipo de memoria que, como los propios fabricantes recuerdan, es necesario refrescar de tanto en tanto.

Se ubican lo más cerca posible dentro de la CPU y GPU para reducir el sobrecalentamiento y optimizar la gestión de energía.

Eso sí, se trata de un tipo de memoria que es compartida por la CPU y GPU, y que no tiene memoria gráfica dedicada.

  • Pantalla. Es, quizá, uno de los aspectos que más relevancia le da el consumidor a cualquier terminal. Aunque habitualmente se utilizan pantallas OLED en los dispositivos móviles que se comercializan a día de hoy, la tecnología LED y LCD sigue estando muy presente y se le debe mucho.

Las pantallas OLED, al contrario que las LCD, se iluminan por sí mismas, consiguiendo colores más realistas y reduciendo el consumo de electricidad.

  • Cámara. Bien por la importancia que han ido adquiriendo las redes sociales como por los avances tecnológicos que el campo de la fotografía ha ido introduciendo en el mercado móvil, las cámaras son un elemento capital capaz de hacer realidad o no una compra.

Hoy en día hay elementos integrados en miniatura, desde un ultra gran angular hasta teleobjetivos de diseño para mejorar los enfoques y los acercamientos a objetivos a larga distancia.

De hecho, la calidad de las cámaras es tal que inclusos se celebran certámenes mundiales de fotografía con obras producidas exclusivamente con cámaras móviles. Es uno de los campos que más ha avanzado.

  • GPS. Indispensable para cualquier aplicación que requiera del uso de la geolocalización. Sin él, sería imposible activar cualquier opción de búsqueda del dispositivo o utilizar aplicaciones que necesiten detectar tu ubicación, como apps de reparto de comida rápida o la aplicación de Mapas.
  • Acelerómetro. Su aplicación en dispositivos móviles está relacionada con los sistemas de ubicación. Es un elemento importantísimo en cualquier dispositivo inteligente que se precie, precisamente por medir la aceleración del desplazamiento. Es la herramienta que permite utilizar el smartphone como GPS durante desplazamientos en coche, y que además facilita la sincronización de datos con otros gadgets, como los smartwatches.
  • Brújula digital. Que al abrir aplicaciones como mapas se pueda ver en tiempo real no solo la ubicación del dispositivo, sino también su orientación, se debe no solo a la inclusión de conexiones por satélite, sino por la brújula digital, que permite establecer el punto exacto del teléfono en un punto concreto del mapa.
  • Sensor lumínico. Son varias las partes que tiene la pantalla del móvil, y algunas, aunque no inciden directamente en su rendimiento, sí juegan un papel importante en la optimización de los recursos energéticos y permiten alargar la vida útil de la batería. Gracias a él, es posible que el terminal identifique la cantidad de iluminación del entorno y realice los ajustes necesarios para mostrar los contenidos en pantalla sin resultar perjudiciales para los ojos.
  • Sensor de proximidad. Es un tipo de sensor que tiene como objetivo mejorar los controles del terminal cuando se está utilizando para visualizar contenidos o para realizar llamadas. Permite identificar cuándo se está acercando a la oreja para hablar a través del dispositivo, y cuándo se aleja para iluminar la pantalla y habilitar los controles.

Los sensores de proximidad permiten además mejorar el manejo del móvil en situaciones donde la rapidez o los cambios repentinos de movimientos son habituales, como los amagos de llamada fallidos.

  • Sensor dactilar / lector facial. Han jugado un papel primordial en cuanto a seguridad y manejabilidad, preservando las claves que se manejan en aplicaciones y plataformas digitales accesibles a través de los navegadores del propio smartphone.

Estos añadidos han contribuido a mejorar la accesibilidad de los dispositivos, evitando errores de acceso por olvidos de palabras de paso, permitiendo además codificar el acceso a los datos del teléfono y permitiendo su desbloqueo solo con la lectura de una huella digital registrada o con el lector facial.

¿Cuál es el mejor smartphone calidad-precio?

En nuestra búsqueda por encontrar el móvil ideal tenemos que pasar por una serie de listado de prestaciones, datos técnicos y especificaciones que conviene comparar para determinar cuál es la relación calidad – precio más redonda en el sector de la telefonía.

Sin embargo, es complicado responder incluso a esa pregunta teniendo en cuenta los segmentos tan diferenciados que hay en el mercado de los smartphones.

Y es que las distintas gamas que conforman en la actualidad el mercado de los smartphones nos obligan a estudiar cuáles son las especificaciones y el rendimiento de cada uno de ellos, por lo que vamos a tratar de identificar cuáles son los puntos críticos a la hora de determinar qué smartphone es merecedor de ostentar el título de mejor relación calidad – precio.

A la caza del mejor smartphone del mercado

Cuando hablamos de la mejor relación calidad – precio, nos referimos al equilibrio entre prestaciones, rendimiento y coste de venta. Y es que no se trata de buscar el móvil más barato o el que mejores especificaciones técnicas tenga, sino de encontrar el móvil que mejor rendimiento ofrezca en base a sus prestaciones y a su precio de venta al consumidor.

A tal fin puede ser de utilidad el punto de vista de un experto, que sabrá identificar qué terminal cuenta con el mejor equilibrio y, por ende, tendrá más facilidades para saber qué modelo y qué versión cuenta con la mejor relación calidad – precio.

Para entender cómo funciona este baremo, vamos a ponerte un ejemplo: supongamos que nos fijamos en las prestaciones de los principales modelos del mercado y llegamos a la conclusión de que es el iPhone 13 el que cuenta con las mejores especificaciones del momento. Estaría en lo más alto de nuestro ranking, pero habría que ver a cambio de qué precio se ofrecen esas prestaciones al consumidor.

En cuanto viésemos que el precio de un iPhone 13 ronda los 1.000 euros, automáticamente quedaría descartado porque, aunque su calidad sea muy alta, el precio es también exagerado. En este caso, trataríamos de buscar el terminal con las especificaciones técnicas más parecidas al iPhone 13, pero al menor coste posible.

El elegido sería el mejor móvil en cuanto a calidad – precio para nosotros. Por tanto, será necesario hacer un estudio comparativo sobre los mejores móviles, la calidad que presentan y su precio de salida al mercado.

Qué debe tener un smartphone para poder ser considerado el más balanceado

Si hablamos en términos comparativos estableciendo una relación entre las prestaciones que ofrece y su precio de salida, el POCO F3 puede ser considerado como el mejor smartphone calidad – precio de todo 2022.

La cuestión es que se trata de un móvil que despunta en casi todo, y que logra destacar por encima de casi todos los terminales de gama media. Puede ser considerado, por prestaciones puras, en un smartphone de gama alta, de los mejores móviles en cuanto a calidad y precio se refiere.

Monta el Snapdragon 870 y dispone de una pantalla AMOLED que alcanza una tasa de refresco de 120 Hz. Además, su batería ofrece una capacidad máxima de 4.520 mAh y es compatible con los modos de carga rápida de 33 W.

En cuanto a sus accesorios, cuenta con unos altavoces estéreo de alta calidad y tiene un sistema de triple cámara de 48 MP.

Es el ejemplo perfecto de lo que debe tener un smartphone para que sea reconocido por su relación calidad – precio: una cámara competente, una pantalla a la última, un procesador de reciente llegada y un diseño acorde con los estándares actuales.

Además, tienen mucho que ver los añadidos en el campo de la autonomía y la carga de batería, por su incidencia directa en el rendimiento y por marcar la diferencia con otros smartphones del mismo rango de precios.

¿De verdad un móvil de alta gama puede ser vendido a un precio de gama media?

Sí, es posible, y tiene una explicación clara: la saturación del mercado. El gasto en móviles ha dejado de ser opcional y ha pasado a ser prácticamente un bien de primera necesidad. No es de extrañar, por tanto, que los más modernos desarrollos tecnológicos hayan acabado estrenándose en estos dispositivos.

Pero hay tanto donde elegir, que el consumidor tiende a sentirse saturado y, si no vas a por las opciones top del sector, copadas por Apple y Samsung, toca investigar un poco y hacer un poco de malabares para encontrar el mejor móvil en cuanto a calidad – precio dentro del rango que queramos, pero sin renunciar a las prestaciones que buscamos.

La búsqueda puede ser ardua, especialmente en terminales Android, que están superpoblados y cuya variedad es aplastante. Mientras que iOS se utiliza exclusivamente en Apple, el sistema operativo de Google funciona en una gran variedad de terminales.

La única manera de tratar de despuntar en el mercado de smartphones es ofrecer lo mejor al precio más reducido, lo que ha llevado a muchos fabricantes a optimizar sus procesos de desarrollo para reducir costes sin comprometer la calidad. Eso ha permitido a firmas como Pocophone, Oppo o Honor a posicionarse en este segmento, ofreciendo en ocasiones elementos de una calidad muy superior a los móviles tope de gama, pero a un precio mucho más reducido.

Cómo pagar con el móvil: tutorial básico

Seguro que has empezado a ver que en los principales supermercados y establecimientos comerciales mucha gente que decide pagar con tarjeta utiliza su propio smartphone para realizar el pago.

Esto es posible gracias a la combinación de múltiples tecnologías, pero la principal que posibilita esto es la tecnología NFC, Near-Field Communication, que es la responsable del famoso contactless.

Esta tecnología ya supuso toda una revolución al prescindir de los pagos con tarjeta presentando el DNI y a la no siempre infalible banda magnética. En su lugar, un chip inteligente permitía realizar pagos acercando la superficie de la tarjeta al datáfono, una tecnología que se replica a la hora de pagar con tarjeta desde el móvil.

Para que nos entendamos, los pagos con el móvil son pagos con tarjeta por vía contactless, lo que significa que no se podría pagar con el móvil sin NFC. Esta tecnología está permitiendo ampliar las funcionalidades del día a día, y las tarjetas bancarias están siendo las principales beneficiadas de estos avances. 

¿Es seguro pagar con el móvil?

Sí, pagar con el móvil es seguro. Existen múltiples recursos que refuerzan la seguridad a la hora de hacer uso de las tarjetas virtuales. Para empezar, estas cuentan con un número que se genera de manera aleatoria y que se asocia para siempre con el número de la tarjeta física.

Es por eso por lo que, al entrar en la aplicación del banco, puedes ver que existen dos tarjetas en activo cuando solo tienes una: una de ellas es la versión que tienes en la billetera del teléfono, pero en realidad es la misma tarjeta “duplicada” para mantener la seguridad en las transacciones.

El hecho de que no necesites ninguna app para pagar con el móvil hace que todo el proceso sea mucho más seguro, porque las tarjetas se utilizan simplemente accediendo al wallet del propio terminal. Este es un monedero que viene preconfigurado de serie y que forma parte de la biblioteca de apps que el propio fabricante del sistema operativo (Google o Apple) incluye en sus dispositivos.

La única aplicación que necesitas para pagar con el móvil es la aplicación del banco, además de la propia wallet, y solo la necesitarás una vez. Tendrás que acceder a ella para llevar a cabo el emparejamiento de la tarjeta, crear el contrato que confirme la operación y descargar la tarjeta virtual para ser añadida al wallet. Con ese proceso zanjado, el cual requerirá de la introducción de tus credenciales habituales y de la introducción de un código de confirmación, la tarjeta ya estará lista para usar.

Además, a la hora de realizar un pago el móvil te pedirá introducir el código de desbloqueo o mostrar la cara o la huella dactilar para acceder al wallet. Una vez entres a él, deberás confirmar nuevamente la operación con las credenciales, impidiendo la realización de pagos por error.

Lo mismo sucede si utilizas los atajos para abrir la billetera sin tener que replicar el proceso, ya que el propio wallet te pedirá que confirmes tu identidad con cualquiera de los tres métodos que acabamos de exponer.

Qué hay que hacer para pagar con el móvil

Basta con acceder a la aplicación habitual del banco y acceder a la sección de tarjetas para comprobar cuáles tienes activadas y cuáles no. De entre todas las que tengas activadas, selecciona la que quieres agregar al móvil y sigue los pasos que se te indican en pantalla.

Por norma general, tendrás que introducir tus credenciales, confirmar tu identidad y, en algunos casos, hacer una foto de tu DNI a dos caras y un video selfie, de modo que puedas confirmar la operación.

Una vez la tarjeta haya sido agregada, tendrás que abrir la billetera para sacar la tarjeta y hacer el pago. Algunos dispositivos cuentan con atajos que permiten acceder rápidamente al wallet pulsando dos veces un mismo botón, o llevando a cabo una acción similar. Esto agiliza el proceso, pero requerirá de la introducción de algún método para confirmar la identidad a través del lector facial, dactilar o la confirmación del código de desbloqueo.

Cuando hayas terminado, el propio dispositivo te avisará de que ya puedes pagar con el móvil, y todo gracias al NFC y los avances que en este campo se han experimentado gracias a la investigación en cuanto a tecnologías sin contacto.

Cómo emparejar las tarjetas a la billetera virtual

El emparejamiento no es en absoluto complejo, aunque tendrás que recordar tus credenciales, disponer de tu documento de identidad y pensar un PIN, puesto que algunas entidades solicitan modificar el código PIN de la tarjeta pese a que en operaciones contactless no suele ser requerido si no se sobrepasa cierto límite.

Para conseguirlo solo tienes que acceder a tu banca digital y hacerlo todo desde ahí, no tendrás que descargarte ninguna app para pagar con el móvil de terceros, por lo que no tendrás que preocuparte en ese sentido.

El emparejamiento se realiza casi de forma automática cuando se comprueba la identidad del usuario mediante el código de desbloqueo del terminal, la introducción de las credenciales de la banca digital y otros métodos complementarios, como el lector de huellas dactilares o el lector facial.

Durante el emparejamiento, se generará un duplicado virtual de la tarjeta que quedará asociado a la tarjeta física, la cual podrá ser gestionada de manera independiente desde el propio menú de tarjetas de tu banca digital.

Cómo compartir datos móviles

Hoy en día, se utilizan los móviles casi como sustitutos del ordenador y se realizan desde él múltiples conexiones a navegadores web, aplicaciones y demás. Pero eso tiene un gasto en forma de datos si no se está utilizando una red Wi-Fi, y con la expansión del 5G y el volumen creciente de conexiones este gasto cada vez es mayor.

Por eso, se estima que las tarifas más precarias empiecen a sufrir conforme los requisitos de conexión vayan en aumento, por lo que las principales compañías de teléfono tendrán que adaptar su oferta de tarifas a los nuevos requisitos y el consumidor deberá escoger la opción que más le convenga.

Sin embargo, por muchos datos que incluya su tarifa, a no ser que se disponga de datos ilimitados (que, normalmente, están incluidos en las tarifas más caras), estos se agotarán antes de que acabe el mes si se utilizan para realizar conexiones fuera de casa y su red Wi-Fi. Pero no sufras: existe una opción para poder disponer de más datos en caso de que vayas con acompañantes: compartir datos.

Pero, ¿qué es exactamente eso de compartir datos? ¿Se puede hacer en cualquier móvil? ¿Es seguro? ¿Presenta carencias de algún tipo? ¿Cómo compartir datos en un lugar alejado de la civilización? Te sacamos de dudas.

Cómo compartir datos en iPhone

Compartir datos quiere decir precisamente que se comparten los datos de un terminal para que otros dispositivos puedan aprovecharlos para realizar conexiones de red. Eso quiere decir que un smartphone con datos móviles disponibles podrá actuar como un Wi-Fi.

Para hacerlo, el procedimiento es muy sencillo: hay que activar una opción del menú de ajustes que habilite las conexiones de terceros, las cuales solo se realizarán mediante la introducción de las credenciales correspondientes.

El sistema es realmente seguro y muy útil, sobre todo cuando no existen límites para el móvil que comparte datos y que permitirá que dispositivos cercanos utilicen sus datos para conectarse a Internet. Un hecho que es especialmente útil cuando la ubicación de los móviles está lejos de cualquier red Wi-Fi conocida.

En el caso de los dispositivos de Apple, el procedimiento es muy sencillo. Desde el mismo menú de ajustes, existe una opción específica llamada “punto de acceso personal”, desde la cual se puede habilitar o deshabilitar la opción de “permitir que otros se conecten”.

Al activarse estarás permitiendo compartir datos desde el móvil, mientras que quitándolo impedirás el acceso a la red.

Si no sabes cómo compartir datos, no te preocupes porque, como ves, el procedimiento es realmente sencillo. Basta con activar o desactivar la opción y luego utilizar el escaneo de redes Wi-Fi de tu dispositivo receptor (otro smartphone, una tablet, un ordenador y hasta una consola) para seleccionar la red Wi-Fi del teléfono (en el caso de Apple, suele ser “iPhone de + el nombre del usuario”, la opción establecida por defecto) para conectarse a la red.

Sabrás cuándo la conexión se ha realizado porque en el propio iPhone aparecerá un icono verde en la esquina superior izquierda, que indica que otro dispositivo está utilizando los datos móviles de tu smartphone para conectarse a Internet. Y como compartir datos es igual de seguro que un sistema Wi-Fi mediante router, ya que cuenta con la misma protección en el cifrado de las comunicaciones, puedes navegar sin miedo a intrusiones de terceros.

Cómo compartir datos del móvil al ordenador

Como te decíamos, incluso un ordenador portátil o de sobremesa puede conectarse a la red móvil de un smartphone para disponer de conexión a Internet. Tendrás que seguir los pasos que te hemos indicado en el apartado anterior para habilitar la opción de compartir datos móviles y, a partir de ahí, realizar un escaneo de redes en tu ordenador para detectar la señal Wi-Fi que emite tu smartphone.

Si bien hemos utilizado el ejemplo de los smartphones de Apple para enseñarte cómo se puede habilitar la opción de compartir datos, en terminales Samsung, Honor y otras marcas representativas del sistema operativo Android es posible hacerlo de una manera muy similar.

Aunque cada smartphone es un mundo y el sistema operativo Android cuenta con pequeñas variaciones en función de la versión instalada y del móvil que estemos manejando, en realidad es un proceso idéntico que no tiene ningún misterio. Bastará con acceder al menú de ajustes de red para buscar la opción de compartir datos de tu Samsung, si es el móvil que tienes, para empezar a utilizarlos.

El procedimiento es exactamente el mismo, sea el móvil que sea el que vayas a utilizar para compartir datos: un Huawei, un Xiaomi o un Samsung, entre muchos otros, permitirán utilizar los datos móviles para crear una red Wi-Fi segura con la que conectar a la red tu ordenador. Y, sí: a pesar del anunciado veto de Estados Unidos a la imponente marca china, que se anunció hace ya casi tres años, es posible compartir datos desde un Huawei que ya se encuentre en circulación, puesto que no existen riesgos para la infraestructura de red.

Pero no olvides que puedes seguir estos pasos para compartir datos móviles desde cualquier terminal Android, así como desde un iPhone y desde cualquier dispositivo que sea compatible con una tarifa móvil.

¿Influye la marca en la calidad de la conexión?

Aunque pueden existir diferencias entre el rendimiento de un móvil de primeras marcas de otros que hayan sido comercializados bajo el sello de una firma de segunda fila, lo cierto es que el sistema operativo es el que es, y las prestaciones son bastante parejas independientemente de la gama del móvil.

Si bien es cierto que el rendimiento puede verse afectado en función de cómo trabajen los procesadores del dispositivo, las opciones de compartir datos están disponibles en todos ellos, por lo que no habrá problemas si quieres compartir datos desde un Xiaomi y no desde un Samsung, para que nos entendamos.

Lo que influye en la calidad de la conexión es la cobertura de red de la que disponga tu dispositivo, que a su vez se verá influenciada por la cobertura de la propia compañía telefónica, que es, en última instancia, la operadora que facilita los datos.

Por tanto, no es tan importante el mero hecho de compartir datos desde un Xiaomi o desde un terminal de marcas de una gama inferior, que el hecho de hacerlo en un espacio abierto con una cobertura de red lo suficientemente potente como para ofrecer la mayor estabilidad posible a la red.

Lo que hay que hacer es evitar compartir datos en zonas con muchas paredes alrededor, así como los recovecos y las esquinas, así como las zonas aisladas.

Las zonas altas y despejadas son las mejores para disfrutar de la mejor cobertura de red y poder compartir datos móviles en un entorno seguro y robusto, por lo que utiliza siempre las zonas menos concurridas y con menos obstáculos para poder gozar de la mejor conexión posible.

Cómo cambiar el teclado de un móvil

Los smartphones actuales disponen de múltiples opciones para modificar el teclado de los teléfonos y añadir o retirar determinados comandos. A su vez, es posible modificarlos para incorporar teclados especiales, cambiar su color o añadir formas específicas para personalizarlos al gusto de cada usuario.

Si quieres cambiar el teclado del móvil y no sabes cómo hacerlo, echa un vistazo al siguiente post en el que podrás descubrir incluso cómo cambiar el color del teclado del móvil y desde dónde hacerlo.

Cómo poner las teclas del teclado móvil más grandes

Una de las principales quejas que existen en torno a los teléfonos móviles actuales es la relativa al tamaño de sus teclas. A pesar de que cada vez las pantallas son más grandes y los principales fabricantes de telefonía han trabajado para implementar herramientas que permitan contar con letras y teclados más grandes para hacer frente a los problemas de visibilidad de los usuarios de mayor edad, no es menos cierto que la accesibilidad es una asignatura pendiente y que sigue dejando mucho que desear el teclado de cualquier smartphone en este sentido.

Por ese motivo, se antoja casi imprescindible hacer uso de una de las muchas aplicaciones que hay para cambiar el teclado del móvil, modificando el tamaño de las teclas y hasta pudiendo personalizarlo.

Normalmente, todos los ajustes que se pueden hacer de serie en el teclado se encuentran en el menú de ajustes del propio terminal, desde donde el usuario puede modificar varios parámetros del terminal: tamaño de las teclas, luminosidad, bordes, reflejos, teclados especiales…

Sin embargo, algunas funciones se quedan fuera y cambiar el teclado del móvil a una forma específica puede resultar algo complicado si no se recurre a aplicaciones de terceros. Aplicaciones que, por otro lado, pueden ser encontradas en las principales tiendas de descarga de Google y Apple.

En el sistema operativo de la gran G, Android, reina en la red una búsqueda principal: cómo cambiar el teclado de un móvil Xiaomi. Y es que la marca es una de las más consolidadas en el sector de la telefonía móvil, con una cuota de mercado envidiable. Teniendo en cuenta que, además, Android cuenta con una amplísima tienda de aplicaciones, no es de extrañar que esta búsqueda forme parte de las principales en los principales motores de búsqueda.

Pero ciñámonos a la pregunta principal: convertir el teclado en uno que ofrezca teclas más grandes. Para conseguirlo, es importante localizar el menú de ajustes del terminal y seleccionar la opción de ajustes del teclado, desde donde es posible modificar algunos parámetros de su apariencia y el tamaño de las teclas.

Por tanto, ten en cuenta que el cambio en el teclado puede no requerir de aplicaciones externas, puesto que los propios smartphones cuentan con sus propias opciones para cambiar el tamaño del teclado del móvil.

Cómo cambiar teclado numérico a letras en el móvil

Los teclados numéricos son teclados que se conforman únicamente por teclas de números y símbolos. Normalmente, por el tamaño de las propias pantallas, estos teclados van integrados en los alfanuméricos, mediante la inclusión de un pequeño renglón que dispone en horizontal de todas las teclas numéricas.

Sin embargo, es posible añadir un teclado numérico y modificarlo y alternarlo a otro de letras para tener a mano ambos tipos de teclados. Para hacerlo, puedes usar algunas aplicaciones que sirven para cambiar el teclado del móvil, pero lo mejor es que añadas un teclado especial (como el de los emojis, que es apto para todos los sistemas operativos) y que permiten integrar un teclado especial y mantenerlo minimizado mientras se utiliza el alfabético.

Estos ajustes, tanto si lo que quieres es cambiar el teclado de un móvil Xiaomi como de cualquier otra marca, los tienes a tu disposición en el menú de ajustes, en el apartado específico para teclados.

Si, por otro lado, lo que te preguntas es cómo cambiar el teclado de un móvil Huawei para hacer que pase del teclado numérico a letras, no tienes más que hacer la búsqueda en tu terminal para seleccionar la opción en tu selector de teclados para hacer el traspaso de uno a otro.

No obstante, siempre tienes la opción de utilizar aplicaciones para cambiar el teclado del móvil si no sabes cómo hacerlo. Esto te puede ayudar en el sentido de ampliar funcionalidades, aunque debes tener cuidado con los desarrolladores, sobre todo si tenemos en cuenta que Android es uno de los sistemas operativos en los que más proliferan las apps maliciosas.

Con esto en cuenta, no deberías tener problemas a la hora de cambiar el teclado del móvil, ya sea Xiaomi, Huawei o incluso un iPhone, ya que los menús son realmente parecidos y las aplicaciones de terceros que se utilizan para este propósito cumplen a pies juntillas las opciones que ofrecen. Es, ante todo, una cuestión de compatibilidad.

Qué es un dual SIM y cómo funciona

Los teléfonos móviles compatibles con dual SIM son terminales que disponen de dos ranuras para insertar en ellos dos tarjetas SIM. De este modo, en un mismo dispositivo es posible tener dos números de teléfono, lo que resulta perfecto para, por ejemplo, aunar la línea de telefonía del trabajo con la personal sin tener que recurrir a usar dos terminales distintos.

Pero en ocasiones es posible que el funcionamiento de esta tarjeta no esté claro del todo, ni qué nivel de compatibilidad presentan los móviles compatibles con dual SIM. Por eso, vamos a hacer un pequeño repaso para recordar qué significa dual SIM, cómo funciona esta tecnología y que posibilidades ofrece un terminal con dual SIM.

Qué es dual SIM

Se conoce como dual SIM el sistema por el cual un teléfono móvil puede funcionar con dos tarjetas SIM distintas. Es un recurso de enorme utilidad para quienes necesitan disponer de dos líneas de teléfono diferentes, pero quieren desechar la opción de tener que ir cambiando de móvil constantemente.

La tecnología dual SIM se creó específicamente para permitir que un solo móvil pudiese realizar y recibir llamadas con dos líneas de móvil distintas, aunando todo lo necesario para poder ganar en comodidad. Ahora bien, con la llegada de las nuevas tecnologías, en especial desde que se utilizan aplicaciones con sistemas de verificación de números de teléfono, surgen dudas acerca del uso de los móviles con dual SIM.

A priori, y teniendo en cuenta las características de esta tecnología, las ventajas de disponer de una dual SIM en nuestro teléfono móvil son muchas. La principal y la más conocida es que permite combinar dos líneas móviles en un solo dispositivo, evitando tener que cambiar de teléfono cada vez que se necesite recurrir al personal y al del trabajo en el día a día.

Esto es especialmente cómodo, porque los móviles con dual SIM permiten llevar consigo todo lo que incluyen las dos tarjetas sin necesidad de que tengas que cargar en tus bolsillos con dos dispositivos diferentes. Pero también existen algunas limitaciones en el uso de ciertas aplicaciones como WhatsApp, en la que la dual SIM puede facilitar las cosas, pero teniendo en cuenta las limitaciones de la propia aplicación. Pero vayamos por partes.

Cómo funciona dual SIM

Ahora que sabes lo que quiere decir tener dual SIM en el teléfono móvil, es hora de saber cómo funciona. El modo en el que se insertan estas tarjetas no tiene ni trampa ni cartón: simplemente, en la ranura destinada en el terminal a estas tarjetas verás que es posible incluir dos en vez de una.

Las ranuras para estas tarjetas normalmente se encuentran separadas, puesto que los lectores son independientes y deben funcionar por separado para que las lecturas de datos sean correctas y la recepción y emisión de llamadas sea adecuada.

Por tanto, no tendrás más que preocuparte de colocar las tarjetas en la posición correcta e introducirlas en sus respectivas ranuras para que el móvil empiece a funcionar con ambas. A efectos de códigos PIN de desbloqueo y conexiones 4G/5G deberás tener en cuenta, sin embargo, en qué ranura introduces cada tarjeta. 

Algunos terminales solicitaban los códigos PIN de ambas tarjetas, y los modelos más antiguos solo ofrecían conexión de datos móviles en una de las ranuras, por lo que era fundamental insertas las tarjetas en la ranura correcta.

Ahora, cuando hablamos de móviles dual SIM normalmente cuentan con las mismas opciones de conectividad en ambas ranuras. Además, aunque no afecta a lo estético, están optimizados para gestionar en determinadas circunstancias ambas tarjetas SIM, trabajando simultáneamente con ellas.

Por lo demás, el funcionamiento de los móviles con dual SIM no dista mucho de un terminal son una sola tarjeta SIM. Es más, cada vez la diferencia en su funcionamiento es menor debido a las mejoras en la arquitectura de los terminales que se comercializan cada año, presentando novedades importantes en cuanto a conectividad y capacidad de lectura de tarjetas.

No obstante, una de las dudas que más preocupa a quienes están pensando en hacerse con un móvil dual SIM es el uso de apps como WhatsApp, que funcionan en base al número móvil y que plantean ciertos problemas a la hora de sincronizar las conversaciones almacenadas.

Para encontrar la mejor solución al dilema que plantea el uso de WhatsApp con un móvil dual SIM, nos remitimos a la página oficial de la compañía, donde especifica que cada cuenta de WhatsApp solo puede ser verificada por un número de teléfono en un dispositivo.

Entonces, utilizar Whatsapp en móviles dual SIM exige al usuario que elija qué número verificar para la cuenta. Por ahora, WhatsApp no ha registrado la opción de utilizar una sola cuenta con más de un número de teléfono.

Además, hay que tener en cuenta que los cambios demasiado frecuentes de dispositivos entre números de WhatsApp pueden acarrear el bloqueo del sistema de verificación de la cuenta, por lo que es aconsejable dejar pasar unas horas y no saturar el sistema de verificación.

De lo contrario, el algoritmo puede interpretar que se está intentando acceder de manera no autorizada a la cuenta, bloqueando el acceso para evitar brechas de seguridad. Esto ocurre tanto si se cambia con frecuencia de número de teléfono como si se cambia de un dispositivo a otro.

Cómo saber si mi móvil es dual SIM

Hay varias formas de comprobar si un teléfono móvil es compatible con dual SIM. Para tarjetas físicas, bastará con echar un vistazo a la ranura de tarjetas para ver si dispone de dos espacios disponibles. Si existen dos, lo que quiere decir es que es dual SIM; si solo hay una, sentimos decirte que lo más probable sea que tu móvil no sea compatible con esta tecnología.

Ahora bien, con la incorporación de las tarjetas eSIM puede que se disponga de un terminal compatible con dos tarjetas SIM y que pase inadvertido. Por ese motivo, lo mejor es echar un vistazo a las especificaciones técnicas, o bien directamente consultar el IMEI de tu terminal.

Para ojearlo, solo tendrás que teclear *#06#. Si en pantalla aparecen dos códigos IMEI, solo puede significar una cosa: que tu móvil sí es dual SIM. Ten en cuenta que es obligatorio que por cada tarjeta SIM que pueda tener tu terminal el móvil debe contar con un código IMEI diferente; por tanto, si existen dos lo que significa es que sí es dual SIM el terminal en el que has hecho la consulta.

¿Es posible pasar aplicaciones de un móvil a otro?

Llegó el día. Hoy por fin vas a comprarte ese móvil nuevo que llevas tanto tiempo esperando. Sin embargo, esa sensación de felicidad queda un poco empañada ante la pregunta ¿podré pasar aplicaciones de un móvil a otro?

Parece una cuestión, a priori, sin importancia, pero lo cierto es que nos hemos acostumbrado a “depender” de ciertas aplicaciones que facilitan nuestro día a día. En ellas hemos almacenado datos e información que tememos perder en nuestro cambio de un móvil a otro. Por no hablar de las fotos o las cuentas de correo electrónico.

Pero no te preocupes, te traemos la información que necesitas para que no te dejes nada en tu antiguo dispositivo. En el siguiente artículo te contamos cómo pasar datos y aplicaciones de un móvil a otro. 

Cómo pasar las aplicaciones de un móvil a otro

Tras la introducción, puedes respirar tranquilo. Sí, se pueden pasar aplicaciones de un móvil a otro y existen métodos válidos independientemente de tu sistema operativo. Así, ya seas de iPhone o de Android, podrás pasar tus datos y aplicaciones de un móvil a otro. Te contamos cómo:

iPhone

En la mayoría de los casos, basta con seguir unas sencillas instrucciones para poner a salvo tus datos más importantes, como las cuentas de correo o las fotos. En el caso de iPhone, te recomendamos utilizar una herramienta que permite transferir música, imágenes, contactos, aplicaciones y demás información que queremos conservar. 

La app se llama Anytrans y los pasos para usarla son los siguientes:

  • Inicia Anytrans y conecta los dos iPhone que vas a emplear para transferir y recibir, respectivamente, las aplicaciones mediante USB a un ordenador. 
  • Selecciona el “viejo” iPhone como dispositivo de origen y clica en “Apps”. 
  • A continuación, pasa a señalar las aplicaciones que deseas transferir.
  • Haz clic para comenzar las transferencias.

También existen otras opciones para transferir archivos en iPhone. Otra de las más populares es mediante iCloud, el almacenamiento en la nube de Apple. Te contamos cómo:

  • Desde el antiguo iPhone dirígete a “Ajustes” > “iCloud” > “Copia de seguridad” > “Activa copia en ICloud” > “Realizar copia de seguridad ahora”
  • Tras esto, pulsa “Borrar contenidos y Ajustes en el nuevo iPhone”. Para ello dirígete a “Ajustes” > “General” > “Reestablecer” > “Borrar contenidos y Ajustes” > te pedirá el código que uses para desbloquear el teléfono > “Borrar contenidos y configuraciones de iPhone con éxito”.
  • A continuación, en el iPhone de destino, restaura la copia de seguridad que incluye las apps. Para ello, habrás de iniciar el iPhone en el que has borrado los datos y seguir las instrucciones hasta que accedas a la página “Apps y datos”. Pulsa “Restaurar con copia de iCloud”. A continuación, inicia sesión en la misma cuenta de iCloud en la que has hecho el respaldo en el móvil antiguo. Aparecerán las copias de seguridad. Elige la última que se haya realizado para pasar las aplicaciones de un móvil a otro. 

Android

En el caso de los móviles con sistema operativo Android, lo primero que habrás de hacer es configurar tu tarjeta SD como “Almacenamiento interno”, de tal manera que todos tus archivos y descargas se almacenen automáticamente ahí. Hemos de aclarar, en primer lugar, que esta opción es válida únicamente para el sistema Android creado por Google, ya que los iPhone de Apple no permiten hacer uso de las tarjetas SD.

A continuación, te explicamos cómo pasar las aplicaciones del móvil a la tarjeta SD.

Cómo pasar las aplicaciones del móvil a la tarjeta SD

Una vez hemos puesto el foco en el sistema Android, estableceremos una división en cuanto a los dispositivos. Por un lado, nos encontramos con aquellos que son considerados la versión más moderna, que incluyen de Marshmallow en adelante. Por otro lado, tenemos los anteriores, los Android clásicos que algunos usuarios siguen usando. 

En el caso de contar con un móvil de los modernos, los pasos a seguir para transferir las aplicaciones del móvil a la tarjeta SD son:

  • En primer lugar, formatear la tarjeta SD que vayamos a usar. Esto nos permitirá evitar errores y ahorrarnos posibles problemas futuros. 
  • Una vez hayamos hecho esto, nos dirigiremos al apartado de “Ajustes” > “Aplicaciones” y pulsamos la pestaña de “Almacenamiento” de cada app. Desde ahí, comprobaremos que, de manera predefinida, la opción marcada es la de “Almacenamiento interno”. 
  • Dado que nuestro objetivo es transferirlas a la tarjeta SD, habremos de cambiar el destino. Quitamos la opción de Almacenamiento interno y la sustituimos por la de “Tarjeta de memoria SD”. Para ello, solo habremos de pulsar la opción “Cambiar”.

Estos pasos hay que realizarlos en cada una de las aplicaciones que queramos transferir. Os advertimos que hay ciertas aplicaciones que, por razones de configuración, permisos o por el mismo Google, no son posibles de transferir a la tarjeta SD.

Cómo pasar aplicaciones de un móvil a una Tablet

Para traspasar aplicaciones de un móvil a una Tablet podemos servirnos de la conexión WiFi. Por lo general, se realiza a través de la opción “Ajustes” > “Conexiones” > “Anclaje de red y punto de acceso WiFi”.

Una vez llegamos ahí activamos el WiFi y lo configuramos para compartir la misma red de conexión con la Tablet a la que queremos transferir los archivos. ¿Cómo lo hacemos? Simplemente deslizamos la opción para activar el punto de acceso WiFi portátil y seguir las instrucciones que nos aparezcan en la pantalla para conectar ambos dispositivos a la misma red. 

Una vez conectados, desde la Tablet puedes acceder a Google Play donde encontrarás todas las aplicaciones que tenías descargadas.